Africa duele

El blogfesor Mario Núñez nos lleva desde a su blog a la fuerte carta de Mukoma Ngugi, “Africa no necesita más filantropía occidental”.

Las primeras cosas que leí sobre Africa fueron los relatos del enorme Felix Rodriguez de la Fuente, en la Enciclopedia Salvat de la Fauna que me compraba mi padre, cuyos fascículos devoré primero, y abandoné después. Sabanas ardientes y pacientes y traicioneros leones llenaron mis fantasías de entonces.

Muchas décadas después volví a estudiar sobre Africa a partir de mi descubrimiento de la Paleoantropología. Y volví a encontrar en algún libro a Rodriguez de la Fuente, ahora ocupado en mostrarnos a los antepasados del hombre sobre las tierras africanas. Su mirada era de amor y respeto hacia el continente que había visto los primeros pasos de la humanidad.

Leo la carta de Ngugi, e imagino los dolores de su gente. Y recuerdo uno de los textos más claros sobre las consecuencias de la globalización que he leído en uno de los capítulos de “La red” de Juan Luis Cebrián, citando a su vez a Edgard Morin:

“El africano, en su barrio de barracas, no forma parte del circuito planetario de la comodidad, pero está igualmente en el circuito planetario. Sufre en su vida cotidiana los altibajos del mercado mundial que afectan la cotización de (…) las materias primas que su país produce. Fue expulsado de su poblado por procedimientos mundializados nacidos en Occidente, (…) era un campesino autosuficiente y se le ha convertido en un suburbano en busca de un salario; sus necesidades se traducen en términos monetarios (…) Utiliza vajilla de aluminio o de plástico. Bebe cerveza o coca-cola. Duerme sobre planchas recuperadas de poliestireno y lleva camisetas estampadas a la americana (…) Este africano, convertido en objeto del mercado mundial, se ha convertido también en el súbdito de un estado formado de acuerdo con el modelo occidental”.(1)

Africa duele.

(1) Cebrián, Juan Luis, “La red”. Buenos Aires, Taurus, 1998.

Acerca de Alejandro Tortolini

Docente, investigador, curioso empedernido.
Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s