Broma nuclear

Cory Doctorow describe en Boing boing la broma hecha por el grupo checo TYC, que consistió en insertar la explosión de una bomba atómica en la filmación del paisaje de fondo de un noticiero.

Este tipo de filmaciones son muy vistas en los noticieros: una cámara robot filma de forma automática imágenes de un paisaje, que son usadas como fondo de pantalla para dar las noticias.

El grupo logró “pinchar” la conexión y le insertó la explosión nuclear.

Otro golpe a la credibilidad de las imágenes, tema del que ya nos hemos ocupado.

Pero pienso: ¿qué es lo que le da entidad a las imágenes que vemos? En este caso, ¿qué es lo que hace que no nos atemoricemos? ¿Constatar que la transmisión siguió como si nada hubiera ocurrido? ¿Saber que otros noticieros no se hacían eco de la filmación? La “seriedad” de una noticia hoy en día, ¿está dada por la imagen en sí o por la red de reacciones que esperamos inconscientemente como respaldo?

Al ver la imagen ¿sabemos que es falsa porque es inaceptable, o porque no hubo reacciones inmediatas? ¿Y si la imagen fuera verdadera pero no hubiera nadie cerca para comprobarla?

Acerca de Alejandro Tortolini

Docente, investigador, curioso empedernido.
Esta entrada fue publicada en Cibercultura, Tecnología, Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s