De empresas, usuarios e innovación en internet

Hace un tiempo, Jonathan Zittrain, el del Manifiesto Cluetrain, publicó el libro “The future of internet, and how to stop it” (descargable en PDF) en el que alerta sobre los peligros de ahogar la creatividad y la participación en internet. Los remito a la excelente crónica de Dolors Reig, otro de mis felices hallazgos en internet.

Ahora me viene a la mente el post de Dolors al leer este articulo de Diario TI, donde se informa que Google desistiría de disponer la capacidad de multitoque en sus teléfonos móviles con sistema operativo Android, por temor a la demanda judicial de Apple.

Apple patentó hace poco la tecnología “multitouch” que usa en el iPhone, en otro ejemplo de cómo el sistema de patentes vigente en EEUU y en muchos otros países restringe la posibilidad de difusión del conocimiento, cuando no se lo apropia indebidamente tomándolo de otras culturas. Incluso pidiendo patentes ridículas

Actualizacion: razones por las que Google no puso multitouch en Android, y la disputa entre Apple y Palm.

Pero la tentación de poner límites no es exclusiva de Apple.

El levantar vallas (Dolors y muchos otros usan la metáfora del jardín vallado o walled garden) es una práctica empresaria habitual. Hace un tiempo pedí algunas estadísticas a Google para escribir un artículo, y la respuesta fue una educada negativa. Los ejemplos abundan.

¿Por qué ocurre esto? Por algo que olvidamos en los barrios periféricos del planeta: los productos de internet en su mayoría son creados por emprendedores estadounidenses (mayoría) o europeos (minoría). Y estos emprendedores, que muchas veces empiezan con sus sueños en un garage, luego se convierten en prósperos hombres de negocios con empresas que cotizan en la Bolsa. Y comienzan a ocultar información y a construir castillos fortificados para impedir que alguien se apropie de la fórmula mágica de su negocio.

¿Por qué empresas como Microsoft lanzan sus productos en la fecha establecida, aunque todavía les falte a éstos alguna vueltas de tuerca? Porque  cualquier anuncio de retrasos hace bajar la cotización de sus acciones, y se arriesgan a perder fortunas en cuestión de horas.  Si quieren ver un ejemplo, vean los gráficos de la cotizacion en bolsa de Yahoo de los últimos cinco años: pueden apreciar los picos que marcan las idas y venidas del valor de sus acciones hacia la época en que Microsoft quería comprar la empresa, y su presidente Jerry Yang no quería venderla.

Esto se lleva a las patadas con la filosofía de libertad y cooperación de internet. Y aunque algunos se quieran disfrazar de “colaborativos” y “sociales”, al final se les termina cayendo la máscara.

Ultimamente parece que nos quieren convencer de que a internet la hacen sólo las empresas y nos la dan como un generoso regalo. Y a los usuarios, más allá de que nos elijan como los personajes del año, pretenden dejarnos el papel de consumidores y fuerza de trabajo gratuita.

Sabemos que no es así.

Acerca de Alejandro Tortolini

Docente, investigador, curioso empedernido.
Esta entrada fue publicada en Cibercultura, Internet. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s