Jornada “Investigadores en el Estado”, en el IPAP

El pasado 31 de octubre expuse en la Segunda Jornada de Investigadores en el Estado, organizada por el Instituto Provincial de la Administración Pública (IPAP). La generosa invitación vino de la mano de la Directora de Gestión del Conocimiento de IPAP, Natalia Lloveras, y de Alejandra Aracri, a quien conocí en 2010 a través de la charla que dí en la Feria del Libro de ese año sobre Wikipedia como herramienta docente.

Un párrafo aparte: la creación en la Provincia de Buenos Aires de la  Subsecretaría de la Modernización y de la Dirección de Gestión del Conocimiento me dió alegría y esperanza; sin duda son signos concretos de nuevas ideas en la gestión pública…

Expuse sobre el uso de herramientas colaborativas como forma de ampliar los recursos del investigador, y fue una muy grata experiencia por el interés de los asistentes y por la riqueza de las conclusiones que pusimos en común al final del evento, ayudados magistralmente por Beatriz Horrac.

Ante todo les pedí a los asistentes que anotaran el link a mis marcadores en Delicious donde están todos los recursos que usé para armar la presentación, que también pongo a disposición del lector de este blog.

Volviendo a mi exposición, en primer lugar hablé sobre el nuevo paradigma de trabajo colaborativo que se viene imponiendo desde la aparición de los primeros proyectos de sotware libre (basamento de internet), pero recordando que la Humanidad siempre compartió conocimiento.

Hablamos de “La catedral y el bazar”, de Eric Raymond, y de “La ética del hacker” de Pekka Himanen como obras que muestran una nueva filosofía. También del proyecto SETI@home, en el que uno ayudaba al proyecto SETI de búsqueda de vida extraterrestre bajando a su computadora un salvapantallas que hacía cálculos en los momentos en que la PC no se usaba, y que permitió al proyecto realizar más de dos millones de años de cálculos.

Hablamos también de Epicollect (lo había mencionado en el nº 44 de la revista Exactamente), proyecto que invita a dueños de smartphones a usar una aplicación que permite enviar fotos geolocalizadas a una base de datos de ciencias biológicas, convirtiéndolos en colaboradores activos. Y vimos también el gigantesco logro de Foldit, videojuego que además de ayudar a los científicos en la lucha contra el SIDA, demostró que en algunas cosas los humanos somos superiores a las computadoras.

Hablamos de la maravillosa Wikipedia y de la posibilidad de crear contextopedias para crear conocimiento técnico administrativo específico, de forma colaborativa y horizontal.

Hablamos de la necesidad de modificar hábitos de trabajo y de hacer circular el conocimiento para hacerlo crecer y fructificar.

Y nos quedamos todos con las ganas de seguir trabajando juntos, cosa que haremos el año que viene seguramente.

En fin, me llevo una maravillosa experiencia de trabajo y el gusto de haber comprobado que hay mucha gente que trabaja para crear una Administración Pública acorde con los tiempos que vivimos.

Acerca de Alejandro Tortolini

Docente, investigador, curioso empedernido.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en bibliotecas, Varios y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s